Qué es lo que NO debo hacer si quiero que otro haga lo que quiero

Publicidad

Qué es lo que NO debo hacer si quiero que otro haga lo que quiero

Cómo gestionar para que otro haga lo que quiero

Una organización debe dirigir a sus colaboradores de tal forma que ejecuten ciertas tareas que el líder les ha encomendado. Algunas tareas suelen ser repetitivas aunque otras, son cambiantes; en éstas últimas es necesario dar nuevas “instrucciones”.

Ello significa emplear un mecanismo de comunicación efectivo para conseguir que una persona haga algo. Muchas veces, este mecanismo falla y las tareas no se efectúan o se realizan con errores. Entonces; ¿Qué es lo que NO debo hacer si quiero que otro haga lo que quiero?

  • Dar órdenes todo el tiempo. Muchas personas se resisten cuando sienten que se les ordena algo. En términos generales, un colaborador responde mejor ante una petición amable que frente a una orden que sólo pone en evidencia el grado de autoridad del líder. Un verdadero líder debe entender la diferencia entre dar órdenes y dar instrucciones para conseguir que sus colaboradores realicen las tareas.
  • Evitar la cooperación y el trabajo en equipo. La función del líder es ayudar a sus colaboradores para que realicen su trabajo de manera eficaz. Una persona que reduce su función a dar órdenes o remarcar errores, probablemente debilite la capacidad de su gente y afecte al trabajo en equipo. El líder debe ser capaz de brindar todas las explicaciones solicitadas por sus colaboradores a fin de cooperar con ellos.
  • Dar instrucciones verbales en forma equivocada. Sucede muchas veces que las personas interpretan las instrucciones de manera distinta a lo que se intentó explicar. Hay que recordar que las palabras tienen “poder” y deben ser empleadas correctamente para evitar malos entendidos. Para ello, hay que tener en cuenta que algunas palabras engloban distintos significados para diferentes individuos, pueden no haber ser oídas claramente, pueden despertar disputas, pueden haber sido utilizada inadecuadamente, etc.
  • Dar instrucciones escritas en forma equivocada. Todo tipo de reglas o procedimientos, cuando se redactan, deben realizarse detallando con claridad las tareas a realizar para que los colaboradores comprendan con facilidad lo que leen. Es preferible emplear un lenguaje coloquial, sencillo y específico que utilizar frases indescifrables o extensas explicaciones. El lenguaje empleado debe estar adaptado al nivel del destinatario, haciendo hincapié en los puntos clave, junto a una breve explicación del propósito de la instrucción.
  • Dar instrucciones que no son razonables. Cada tarea asignada debe tener un procedimiento razonable y posible de cumplir. Para ello, es necesario analizar los recursos con los que se cuenta y los plazos necesarios para que los colaboradores no sientan que están trabajando bajo presión o con objetivos inalcanzables.
  • Mostrarse inseguro y desmotivado. Para lograr que un equipo de trabajo desarrolle sus actividades de manera eficaz, su líder debe mostrarse seguro y ser convincente para motivar a su gente. Una persona que se siente inseguro respecto a la gestión o manifiesta desgano frente a su equipo, difícilmente consiga obtener buenos resultados de parte de sus colaboradores.
  • Ser improvisado. La falta de planificación respecto a las instrucciones puede llevar a confundir al colaborador. Para ello es importante, en primer lugar, que el líder entienda bien las propias instrucciones y conozca a su equipo de trabajo para poder brindar correctamente a cada uno la tarea a cumplir. En segundo lugar, el líder tendrá que expresar en forma concreta qué debe hacer el colaborador y cuáles son los resultados que se esperan de él.
  • Dar instrucciones enojado o irritado. Una persona que se encuentra alterada por alguna razón, probablemente su energía sea negativa y su nivel de influencia sea mal direccionada al momento de dar instrucciones. Es preferible tomar un descanso o postergar el encuentro, para luego encauzar la conversación con mejor ánimo y predisposición.
  • Exigir y no reconocer. Muchas veces el exceso de responsabilidades y tareas asignadas terminan agobiando a los colaboradores, quienes no pueden cumplir con todo lo que se espera de ellos. A su vez, la falta de reconocimiento por la tarea bien realizada puede llevar a pensar que “hagas lo que hagas será siempre lo mismo”. La falta de motivación y valoración hacia el personal es algo que No debo hacer si quiero que otro haga lo que quiero.
  • Solicitar varias tareas al mismo tiempo. Indicar a un colaborador que realice diversas tareas y que interprete que todas tienen el mismo nivel de importancia, genera que pierda el orden de prioridades. El colaborador pierde la visión de cuál es su principal actividad y termina cumpliendo distintas actividades por inercia. Es importante que el líder explique cuáles son aquellas tareas a las que debe prestar mayor atención.
  • No permitir el desarrollo personal. Para lograr que un colaborador se comprometa realmente con las tareas asignadas, es necesario brindarle oportunidades de capacitación cuyos programas también estén vinculados con sus intereses personales. Por otra parte, el control constante de actividades que no permita al colaborador ocuparse de una situación personal, como puede ser llevar al colegio a los niños, asistir a una reunión o un embarazo, puede provocar una actitud apática hacia la organización.
  • Realizar un control riguroso en el cumplimiento de horarios y tareas. Quizás el horario de ingreso y el de salida para algunas funciones sea importante y necesario. Un colaborador que se siente “perseguido” por un jefe que reclama siempre los minutos tarde de llegada o las tareas diarias no terminadas, es probable que se canse y pierda poco a poco el interés por su actividad. Un verdadero líder saber que ser flexible no significa ser permisivo, y que algunas cuestiones de reloj pueden ser negociadas.
  • No actualizarse en materia tecnológica. Toda organización que busca mejorar su productividad necesita modernizar sus maquinarias y herramientas de trabajo. Un líder no puede descuidar esta cuestión y es su deber implementar nuevas metodologías y procedimientos para volver más eficiente el trabajo de su equipo. Para lograr que los procesos sean más rápido, es necesario invertir e innovar en tecnología. Evitar asumir esta responsabilidad es otra cosa que no debo hacer si quiero que otro haga lo que quiero.

 

 

Artículo: Qué es lo que NO debo hacer si quiero que otro haga lo que quiero

http://liderar.org/que-es-lo-que-no-debo-hacer-si-quiero-que-otro-haga-lo-que-quiero/

Publicidad

Liderar.Org

 

 

 

 

 

¡Bienvenid@ a mi Blog!

Hola, yo soy Hector Gómez y te agradezco por visitar mi blog, sé que estos consejos te servirán porque a mi personalmente me sirvieron mucho. Te mostraré consejos y tips que te ayudarán a mantener un equipo ¡feliz, motivado y comprometido!… Tips que pueden ayudarte a motivar a los empleados.

Hector Gómez – who has written posts on Como Liderar Un Equipo De Trabajo | Héctor Gómez.



Deja un Comentario