Lograr que un equipo de trabajo funcione

Publicidad

Lograr que un equipo de trabajo funcione

Entrelazar voluntades

Para que un equipo de trabajo resulte funcional para la organización es necesario brindarle ciertas condiciones favorables. Ello significa, entre otras cosas, que sus integrantes puedan trabajar en un ambiente laboral positivo para desarrollar un clima de compañerismo y armonía.

Cuando existe buena relación entre los colaboradores, las tareas se vuelven más fáciles de abordar y las personas muestran mayor entusiasmo para trabajar. A su vez, las reglas establecidas por ellos mismos, proporcionan una base de conducta de mutuo acuerdo que todos deben respetar. 

La solidaridad y el sentido de pertenencia integran al equipo de trabajo. Un grupo que fortalece su cohesión comparte valores y actitudes en común. El trabajo en equipo es provechoso tanto a nivel grupal como individual: sus integrantes aprenden a respetar las ideas de los otros y se muestran mejor predispuestos para ayudar a sus compañeros cuando requieren de apoyo.
La eficacia en un grupo de trabajo depende tanto de las competencias personales que posean sus miembros como de la habilidad para aprender a trabajar en conjunto y coordinar los esfuerzos.

El trabajo en equipo: ventajas personales

Compartir trabajos complicados y difíciles ayuda a reducir la tensión que éstos generan en las personas. De esta forma, es posible buscar soluciones más acertadas al contar con distintos puntos de vista y compartir la responsabilidad.

Aquellas decisiones que se toman en conjunto son mejor aceptadas que aquellas que se toman de forma individual. A su vez, resulta más sencillo influir en los demás frente a las soluciones personales que cada integrante proponga.

Los individuos aprenden a intercambiar opiniones y a respetar las ideas de los demás. Los distintos puntos de vista enriquecen el ambiente trabajo y facilita la toma de decisiones dentro del grupo.

Compartir con otros un trabajo bien hecho resulta más gratificante. También permite celebrar en conjunto los premios y reconocimientos económicos o profesionales.

El trabajo en equipo: ventajas para las organizaciones

Cuando las decisiones son tomadas a partir del consenso de un grupo, la calidad del trabajo se ve incrementada, al igual que el compromiso y el espíritu de equipo.

Los gastos en investigación y los institucionales se reducen debido al aporte proporcionado por los grupos de trabajo. Aumenta a su vez, el caudal de información y el conocimiento.

Los diferentes puntos de vista permiten abordar los problemas desde otras perspectivas; las soluciones se comprenden y son mejor aceptadas por parte del equipo. El grupo logra funcionar en forma efectiva y la organización cumple con sus objetivos en forma más rápida.

Para lograr que un equipo de trabajo funcione de manera eficaz, es necesario que:

Exista complementariedad y coordinación entre sus integrantes. Cada uno de ellos cumple una función determinada en el proyecto y debe ser consciente de ello.

El grupo debe funcionar como si fuera una maquinaria con distintos engranajes; si alguno fallara, es probable que la máquina deje de funcionar. El líder debe ser organizado para llevar adelante el trabajo en equipo con eficacia y controlar cada engranaje de su “máquina humana”.

Exista claridad respecto a las tareas y responsabilidades que tiene cada miembro. Cada integrante debe saber qué es lo que tiene que hacer y cuál es el objetivo de la organización.

Esto incluye que cada persona sepa cuál es su función para evitar realizar tareas repetidas o que se culpabilicen mutuamente porque creían que era “el otro” el que tenía que ocuparse.

Exista confianza en el grupo respecto a la tarea que cada uno tiene asignada y crea en la buena realización de la misma. Si no hay confianza, los miembros pueden dudar de las capacidades de sus compañeros e intervenir de manera incorrecta, perjudicando el funcionamiento del equipo.

La confianza genera además, que sus integrantes antepongan el éxito el equipo por encima del individual. Permite desarrollar una mentalidad colectiva.

Exista una comunicación abierta entre los integrantes. Para lograr coordinar las distintas tareas es fundamental que el grupo interactúe y expresen ampliamente sus inquietudes y dudas.

Publicidad

Es importante que todos sepan lo que está ocurriendo y qué se está haciendo respecto al proyecto. Para ello, es necesario que el grupo de trabajo mantenga una conversación precisa y fluida.

Exista el reconocimiento de las fortalezas de cada uno. Permitir que cada integrante del equipo realice la tarea que más le gusta o aquella en la cual se destaca, es una buena forma de favorecer la motivación y aumentar la productividad.

Las personas que trabajan con entusiasmo muestran un mayor rendimiento en sus tareas diarias y tienen mejor predisposición para asumir retos personales.

Exista apoyo mutuo entre el líder y sus colaboradores. En términos generales, el líder es aquella persona que brinda ayuda a su equipo. De todas maneras, es importante considerar que muchas veces, es el líder el que necesita apoyo y nada mejor que sentirse respaldado por su equipo de trabajo. Frente a las distintas dificultades que se presentan, todos los integrantes deben prestar ayuda para fortalecer al grupo y superar los problemas.

Lo que NO se debe permitir para lograr que un equipo de trabajo funcione:

El equipo de trabajo no tiene en claro los objetivos de la organización ni sus propias tareas. Las actividades son confusas y sus miembros parecieran tener metas distintas entre sí.

El equipo de trabajo se muestra aburrido y es indiferente ante las opiniones ajenas. Existe falta de compromiso entre sus integrantes. No existe la solidaridad y la colaboración entre ellos.

El equipo de trabajo no se comunica efectivamente. No se desarrolla la capacidad de escucha ni se toman en cuenta las ideas expresadas por los otros. Los individuos escuchan sólo para refutar.

El equipo de trabajo reprime los conflictos o crea una lucha extensa. Las personas intentan imponer sus opiniones por convencimiento personal y quieren dominar la discusión. Frente a los desacuerdos, las reacciones son desfavorables.

El equipo de trabajo se muestra fragmentado. Frente a las discusiones, sólo algunos participan y las intervenciones alejan la posibilidad de solución. No existe una intervención por parte del líder que reconduzca la discusión.

 

 

Artículo: Lograr que un equipo de trabajo funcione

http://liderar.org/lograr-que-un-equipo-de-trabajo-funcione/

Liderar.Org

 

 

 

¡Bienvenid@ a mi Blog!

Hola, yo soy Hector Gómez y te agradezco por visitar mi blog, sé que estos consejos te servirán porque a mi personalmente me sirvieron mucho. Te mostraré consejos y tips que te ayudarán a mantener un equipo ¡feliz, motivado y comprometido!… Tips que pueden ayudarte a motivar a los empleados.

Hector Gómez – who has written posts on Como Liderar Un Equipo De Trabajo | Héctor Gómez.



Deja un Comentario