Liderazgo establecido por la organización

Publicidad

Liderazgo establecido por la organización

La organización determina el estilo

Generalmente, cuando las organizaciones buscan empleados para ejercer funciones de jerarquía, lo primero que realizan es evaluar qué capacidades poseen los candidatos para desempeñarse como potenciales líderes.

Muchas veces, para seleccionar estos puestos se recurre a empresas de selección de personal. ¿Pero qué sucede si estas personas deben ser elegidas por la misma organización? En esta instancia, es probable que el profesional a cargo realice una serie de tests de aptitudes que incluirán evaluaciones de habilidades vinculadas al liderazgo.

De todas formas, más allá del criterio a la hora de seleccionar un candidato, la realidad es que esta selección es una tarea compleja. En especial, porque cuando se habla de liderazgo, algunas personas creen que esta capacidad es consecuencia del carisma que posee el individuo y que es esto lo que le permite influir sobre los otros para que produzcan más.

Esta apreciación, si bien no es errada, resulta muy incompleta. La organización, en primer lugar, debe saber qué es un líder y cuáles son las cualidades necesarias que debe reunir esta figura ya que esto le permitirá tomar decisiones más acertadas cuando deba analizar el desempeño de su gente.

Cómo debe ser el liderazgo establecido por la organización

Una persona que ejerce liderazgo es aquella que a través de su actitud y esfuerzo cotidiano, logra mejorar la integración de su entorno para que colabore en equipo hacia progresivos resultados, dándoles soporte y contención en todo aquello que necesita.

Esta cualidad no sólo deberían poseerla sólo los líderes sino cada individuo que se desempeña en la organización. En especial, porque en la actualidad las organizaciones necesitan de empleados dispuestos a dar lo máximo de sí.

Los colaboradores necesitan que sus actitudes sean coherentes con las de su entorno para alcanzar mejores resultados en conjunto. Por ello, la importancia de incorporar personal que sepa liderar sus propias habilidades e integrarlas a su entorno de manera efectiva.

Con frecuencia, las organizaciones salen a la búsqueda de talentos que tienen fama de exitosos en el mercado, creyendo que esa fama será garantía de una gestión positiva. El inconveniente es que resulta casi imposible poder evaluar la capacidad de un individuo a partir de esa información. Resulta más efectivo evaluar la capacidad de ese individuo para desenvolverse con coherencia con sus habilidades y con las de su entorno.

Por esta razón, las organizaciones deben asegurarse que cualquier persona que ingrese a su equipo de trabajo, muestre la habilidad para liderar sus propias cualidades y las integre a su grupo. De esta manera la organización se asegura de incorporar personal que invertirán sus esfuerzos para la superación en conjunto, o sea, hacia los objetivos de la organización.

Los deberes de la organización

  • Reconvertir la manera de gestionar el trabajo delegando la toma de decisiones en el equipo de trabajo. Para ello, es necesario cortar las cadenas burocráticas, fusionar las tareas y reducir los controles que únicamente significan un gasto innecesario.
  • Maximizar el tiempo y suprimir la rigidez. Ello significa hacer en poco tiempo, mucho más de lo habitual como también ser flexible en las estructuras y la mentalidad. Las tareas deben estar orientadas a satisfacer a los clientes y mantener motivado al personal.
  • Reconocer, cultivar y desarrollar el capital intelectual. Los colaboradores deben recibir capacitación y una mejora constante para desenvolverse con mayores herramientas a la hora de realizar su trabajo. Es importante recompensar la labor bien hecha y orientarse hacia los resultados.
  • Fomentar el valor del liderazgo. Un equipo de trabajo necesita ser liderado por un verdadero líder y no simplemente por alguien que ejerza meramente el rol de jefe.
  • El líder debe estar dispuesto a rever sus propios manuales viejos sobre managment y conducción de equipo, y animarse a recrearlos a partir de su propia experiencia junto a las nuevas propuestas de su equipo de trabajo. Los modelos establecidos pudieron ser útiles en el pasado pero en la actualidad pueden resultar insuficientes.

La comunicación organizacional

Hoy en día, es imposible pensar una organización sin comunicación. Inclusive, ha recibido su propia denominación: comunicación organizacional. Bajo este criterio, define el conjunto de mensajes que los integrantes de una organización intercambian, incluyendo las que se realizan con su medio.

Publicidad

Es un proceso mediante el cual los integrantes recolectan información referente a su organización y las modificaciones que ocurren en ella. Su poder y fuerza es tal que para algunas personas representa el alma de la organización.

A su vez, este estilo de comunicación está compuesto por un conjunto de actividades y técnicas que tienen como objetivo facilitar el flujo de mensajes que se establece entre los miembros como también, para influir en las opiniones y las conductas de los clientes internos y externos. Dichas técnicas requieren partir de una investigación previa para conocer con mayor profundidad las necesidades y los problemas en el área comunicativa.

La importancia de este tipo de comunicación radica en que involucra a todo el talento humano ya que lo encontramos en toda actividad empresarial. Para los líderes es necesaria una comunicación efectiva debido a que las tareas de planificar, organizar, controlar y supervisar, pueden estructurarse a través de la comunicación organizacional.

Liderazgo establecido por la organización: la motivación

La motivación es un proceso de múltiples facetas. En dicho proceso, encontramos una serie de factores ambientales que rodea al puesto de trabajo que conducen a que una persona se comporte de una determinada forma dentro de la organización.

En el ser humano, la motivación está asociada al sistema cognitivo del hombre; incluye tanto los impulsos conscientes como los inconscientes. Tiene que ver con lo que el individuo conoce de sí y del ambiente que lo rodea. A su vez, pone en juego sus valores personales, los cuales están influidos por sus necesidades y experiencias.

El comportamiento depende de la motivación, de las propias características del individuo y del ambiente que rodea a los integrantes de un equipo de trabajo. La cultura de la organización forma parte de su ambiente y es el que proporciona parámetros que determinarán el comportamiento del individuo en determinado momento y lugar.

En este contexto, el ciclo motivacional se genera por una necesidad que rompe la armonía de la persona, provocando un estado de tensión que lo conducirá a comportarse de tal manera que logre descargar esa tensión y liberarse de la inconformidad. Si esta conducta es eficaz, la necesidad será satisfecha y se retomará la armonía anterior.

El triunfo o el fracaso de una organización dependerá en gran parte, de la capacidad de desarrollar ciertos procesos en los cuales los colaboradores puedan adaptarse, se identifiquen con las metas y puedan satisfacer sus necesidades a través de la organización. A su vez, esto garantizará su permanencia como empleados.

 

Artículo: Liderazgo establecido por la organización

http://liderar.org/liderazgo-establecido-por-la-organizacion/

Liderar.Org

 

¡Bienvenid@ a mi Blog!

Hola, yo soy Hector Gómez y te agradezco por visitar mi blog, sé que estos consejos te servirán porque a mi personalmente me sirvieron mucho. Te mostraré consejos y tips que te ayudarán a mantener un equipo ¡feliz, motivado y comprometido!… Tips que pueden ayudarte a motivar a los empleados.

Hector Gómez – who has written posts on Como Liderar Un Equipo De Trabajo | Héctor Gómez.



Deja un Comentario