Dinámicas de Liderazgo

Publicidad

Dinámicas del Liderazgo

El líder dentro del grupo

Fomentar la aparición de un líder para un equipo de trabajo puede resultar una tarea motivadora para cada integrante del grupo. A través de distintas técnicas grupales es posible detectar aquella persona ideal para que lidere, coordine y dirija a sus compañeros.
La figura del líder es fundamental a la hora de conducir a un equipo hacia los objetivos que establece la organización. Las dinámicas del liderazgo son técnicas que permiten descubrir distintos roles entre los integrantes. 

Técnicas grupales

Identificación de roles: Existen distintos tipos de roles que una persona puede desempeñar dentro de un grupo: el crítico, el experto, el moderador, el juvenil, el opositor, el optimista, el emergente, el clarificador, el secretario, el experto, el institucional, el paralizador, etc.
Para dicha dinámica, se solicitará a cada miembro que se identifiquen con el rol que creen que representan y adoptan a menudo en el equipo. Luego dos voluntarios, los identificarán en el rol que ellos creen que adoptan. El objetivo de esta técnica es motivar la aparición del liderazgo positivo.

Liderazgo “rotativo”: Se solicitará a los colaboradores que formen grupos de 5 personas y se les encomendará realizar 6 tareas. Cada integrante del grupo liderará una de estas tareas. El último encargo lo realizará un líder elegido por el mismo equipo basándose en la experiencia obtenida de las otras tareas. Esta dinámica permite crear líderes y que sean positivos para la organización.

Liderazgo “ciego”: Se solicitará a los colaboradores que formen dos grupos de cinco personas. Cuatro de los integrantes del primer grupo llevarán los ojos vendados y el quinto ejercerá el rol del líder. El segundo grupo sólo una persona cubrirá sus ojos y los otros cuatro serán líderes.

Esta dinámica del liderazgo requiere colocar dentro de una sala tres mesas, dos con tazas y jarras de agua, y otra con jarras vacías. El objetivo para los participantes consiste en que los líderes dirijan a los individuos “ciegos” para que llenen un vaso con agua y lo depositen en la jarra vacía. Esta técnica permite comprender que un grupo funciona mejor cuando tiene un único líder.

Estructura de un grupo ideal

Un grupo compuesto entre 8 y 10 personas es ideal para establecer cohesión en el equipo de trabajo y sentimiento de pertenencia ya que sus vínculos son más directos.

Un grupo ideal debe establecer un sistema de interacciones entre sus integrantes. La relación que se crea entre sus miembros les permite percibir la necesidad de los otros para alcanzar los objetivos propuestos.

El grupo ideal debe tener en claro las metas de la organización y comprender que son compartidas. Estas metas deben ser operativas para que los miembros del grupo puedan realizarlas.

Un grupo ideal debe contar con un sistema de reglas y normas que regulen y delimiten las actitudes y los comportamientos de sus integrantes. El rol del líder es fundamental para mantener un ambiente estable, quien debe tener en claro este sistema para que no se generen confusiones.

Un grupo ideal posee conciencia de grupo: Cada integrante debe pasar del “yo” al “nosotros” para poder vincularse mejor con sus compañeros. Comprender la importancia del buen funcionamiento grupal es fundamental para lograr un mejor desempeño diario de las actividades.

Fases en la evolución de grupo

Fase exploratoria: la estructura del equipo de trabajo es provisoria. Es la etapa inicial del grupo en la cual aparecen las primeras normas. El líder debe motivar el conocimiento de los integrantes a partir de dinámicas de presentación.

Fase de ajuste de normas: El grupo acepta las normas pero éstas requieren de una adaptación a las características de los individuos que las integran. Pueden surgir algunos conflictos hasta lograr la consolidación de las normas.

Fase de nueva estructura: Nuevas normas permiten que la estructura se vuelva más igualitaria. El líder deberá aclarar dudas y mantener una comunicación directa con el grupo. Durante esta fase comienza el desarrollo de las tareas grupales.

Fase madurativa. Los integrantes del equipo afrontan la resolución de los problemas y está preparado para culminar el trabajo en grupo. Se pueden emplear dinámicas de despedida.

Publicidad

El rol del líder dentro del grupo

Una vez elegido el líder, su función jugará un importante rol dentro de la estructura grupal. Esta persona debe ser capaz de orientar y conducir al equipo hacia los objetivos, manteniendo al grupo cohesionado.

En una reunión grupal, el líder deberá cumplir el papel de dinamizador. Para ello, será necesario:

Coordinar los contenidos de las reuniones. Ello significa seleccionar los temas a tratar y recordar a sus integrantes los objetivos del grupo. A su vez, deberá señalar los progresos que se observan en el equipo desde su inicio hasta su actualidad.

Estimular la participación de los colaboradores. Para lograrlo, es necesario crear buen clima laboral y asegurarse de que todos los individuos intervengan, sin presionar a aquellos que son más tímidos o silenciosos.

Facilitar el clima comunicativo entre los integrantes del grupo. El líder debe asegurar un ambiente de diálogo directo entre los colaboradores y resaltar que todo aporte es importante para el mejor funcionamiento grupal.

Regular el equipo. El líder debe ser capaz de interpretar las emociones y los sentimientos que manifiesta el grupo (en especial, los conflictos) para garantizar una unidad funcional.

Intervenir en situaciones de bloqueo grupal. El líder tendrá que analizar en primer lugar la causa del bloqueo producido en el grupo, si existe falta de entendimiento o refiere a un conflicto interpersonal.

Conducir al grupo hacia las metas propuestas. El líder deberá direccionar las intervenciones de los miembros hacia el tema a tratar. Esto significa ser capaz de recordar y mantener presente los objetivos marcados por el grupo.

Entonces:

Las dinámicas de liderazgo permiten detectar potenciales líderes para la conformación de un equipo de trabajo eficiente. Para que un grupo sea funcional, es necesaria la presencia de un líder que sepa “dinamizar” a sus integrantes.

Un liderazgo maduro en la conducción de un grupo requiere cumplir con dos funciones: por un lado, centrarse en el bienestar personal y social de todos los integrantes del equipo, facilitando la comunicación grupal y la cohesión; y por otra parte, centrarse en que los objetivos del grupo se cumplan de manera efectiva.

La conjunción de estas dos tareas del líder facilita que el grupo trabaje satisfecho, generando una mayor cohesión social hacia el equipo. Gracias a ello, será posible alcanzar las metas establecidas por la organización de una manera más eficaz.

 

 

Artículo: Dinámicas de Liderazgo

http://liderar.org/dinamicas-de-liderazgo/

Liderar.Org

 

 

 

¡Bienvenid@ a mi Blog!

Hola, yo soy Hector Gómez y te agradezco por visitar mi blog, sé que estos consejos te servirán porque a mi personalmente me sirvieron mucho. Te mostraré consejos y tips que te ayudarán a mantener un equipo ¡feliz, motivado y comprometido!… Tips que pueden ayudarte a motivar a los empleados.

Hector Gómez – who has written posts on Como Liderar Un Equipo De Trabajo | Héctor Gómez.



Deja un Comentario